31 de diciembre de 2009


Vigilia Especial de Año Nuevo 2010

Cenlimi, Distrito Providencia, te invita a una Vigilia Especial de Año Nuevo 2010.
Tendremos un tiempo especial de alabanza y adoración para recibir este nuevo año en el Señor.

Inicio: 01:00 am. Término: 04:00 am.

“Levántate y clama por las noches, cuando empiece la vigilancia nocturna. Deja correr el llanto de tu corazón como ofrenda derramada ante el Señor”

Lamentaciones 2:19a

28 de diciembre de 2009


Salvación, un regalo incomparable

Si pudiera elegir ¿cuál sería el MAYOR regalo que le gustaría recibir? De acuerdo al diccionario de la RAE, regalo encuentra tres acepciones:

1.- Dádiva que se hace voluntariamente o por costumbre.

2.- Gusto o complacencia que se recibe.

3.- Conveniencia, comodidad o descanso que se procura en orden a la persona.


En atención al objeto en sí del regalo, al dador del regalo, al receptor del regalo y al motivo del mismo, la SALVACIÓN es el regalo más grande que se conoce.

Podemos afirmarlo, tomando en cuenta los factores antes mencionados:
a. Objeto en sí: Producto de la caída del ser humano, la mayor necesidad vino a ser recuperar lo que se había perdido. Romanos 3:23; Isaías 1:4-6. El objeto de la salvación es costoso, de gran tamaño, e incomparable en valor. Salmo 21:1-6.

b. Dador: Tiene que ver con la persona que entrega el regalo. Dependiendo de la cercanía el regalo puede demostrar aprecio; dependiendo de la honra, puede demostrar reconocimiento; dependiendo de la capacidad de adquisición, puede demostrar generosidad. Isaías 35:3-6; Tito 2:11-14.

c. Receptor: Es en favor de quien se realiza el regalo. Por lo general, no merece el mismo, de lo contrario podría confundirse con un pago o retribución. El receptor no puede más que sorprenderse de recibir algo que no alcanza. Lucas 19:10; 1ª Timoteo 1:12-17.

d. Motivo: La motivación es algo que busca ser reflejado en el regalo. Hay regalo cuya motivación no es mas que una mera formalidad o costumbre. Sin embargo, la salvación es la manifestación de entrega motivada por un corazón deseoso de bendecir a otros. Juan 3:16-18; 1ª Timoteo 2:3-6.

El mayor regalo es sin duda la salvación.

Salmo 76:7-9.

3 de diciembre de 2009


El derecho homosexual ¿qué dice Dios?

Todo concepto sobre los derechos humanos está basado en el hecho de que cada “ser humano” tiene derechos inalienables debido a su condición y dignidad intrínsecas. Estos derechos existen porque cada ser humano ha sido creado a imagen de Dios. La fuente básica de cualquier derecho humano no se encuentra en los gobiernos o en las organizaciones internacionales, sino en las leyes naturales y divinas.

Esta verdad se ve en la creación del sistema internacional para la protección de los derechos humanos. Como respuesta a las atrocidades cometidas por el régimen NAZI, comandado por Adolf Hitler, la comunidad internacional creó un sistema para la protección de los derechos humanos fundamentales. La piedra angular de ese sistema es la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual, de acuerdo con Rene Cassin, uno de sus autores principales, está fundada en los Diez Mandamientos de la Biblia[1] . La influencia de la ley divina se nota en el reconocimiento del derecho a la vida, el derecho a la familia y el derecho a la libertad de religión, como derechos humanos fundamentales de la Declaración Universal.

Los anhelos de los distintos movimientos “liberales” [dentro de los cuales se encuentran los movimientos homosexuales, abortivos, eutanásicos, feministas, entre otros, y que se agrupan para efectos doctrinales y pedagógicos dentro de la llamada “fuerza deconstruccionista”] persiguen desarticular la existencia de los “Principios Eternos” sobre los cuales se ha sustentado nuestra sociedad hasta hoy.

Complementando lo ya mencionado, entendemos que el propósito de todas estas “organizaciones de protección de los derechos personales” es perseverar en sus postulados hasta lograr un reconocimiento público de sus conductas, sin tomar en cuenta que aquello que cada uno de estos individuos ha decidido en pleno uso de su “libre albedrío” no sólo afecta sus decisiones personales (como se nos ha planteado el asunto de la homosexualidad) sino que traen consigo una notable modificación de los parámetros, preceptos y principios de aquellos que no están de acuerdo con tal estilo de vida. Entonces, todos estos esfuerzos “en contra de la discriminación” no son más que el deseo de unos pocos de lograr el respaldo de unos muchos que no están dispuestos a renunciar a sus derechos comunitarios y protectores del bien común a favor de las “minorías” defensoras del “deleite personal”. Así lo complementa el filósofo Richard Neuhaus:

«Al haber fallado en la arena política, en donde nosotros democráticamente deliberamos acerca de cómo debemos ordenar nuestra vida juntos, el movimiento homosexual no tiene otra alternativa que poner sus esperanzas en los tribunales, las regulaciones gubernamentales, las organizaciones profesionales y las burocracias del sistema escolar público. En estas arenas, sus victorias han sido sustanciales, y sus aspiraciones son aún mayores. En todas estas arenas, el movimiento [homosexual] debe ser retado a cada paso, sin temor, con calma, razonablemente, sin cesar. El bien de innumerables individuos... y el bien común, depende de esto»[2].


En este punto podemos decir que existe un interés encubierto respecto de los derechos homosexuales. Como se ha manifestado en muchas oportunidades, “no pareciera” ser del interés de los movimientos homosexuales acceder al reconocimiento del matrimonio tal y como lo efectúan los heterosexuales, sino más bien destruir los conceptos ancestrales y perpetuos en los cuales no creen ni adhieren. Entre estos conceptos y principios tradicionales se encuentra en primer lugar “el matrimonio”. Estos planteamientos han sido abiertamente divulgados por algunos de los líderes de los mismos movimientos homosexuales, como por ejemplo el artículo presentado por Michael Signorile, activista homosexual y escritor, citado en Crisis Magazine, el 8 de enero de 2004, donde plantea su “carta de principios”:

«Luchar por el matrimonio del mismo sexo y sus beneficios y entonces, una vez garantizado, redefinir la institución del matrimonio completamente, pedir el derecho de casarse no como una forma de adherirse a los códigos morales de la sociedad sino de desbancar un mito y alterar radicalmente una institución arcaica. [...] La acción más subversiva que pueden emprender los gays y lesbianas [...] es transformar por completo la noción de familia».

LA CAUSA: ¿GENÉTICA O AMBIENTAL?


Hay un gran debate entre psicólogos y eruditos acerca de las causas de la homosexualidad. ¿Es determinada genéticamente o por el ambiente? Los de la comunidad homosexual arguyen apasionadamente que la homosexualidad es determinada genéticamente. Los que pertenecen a la comunidad homosexual religiosa dicen que es un don de Dios; sostienen que cada uno es creado por Dios y no hay nada que se pueda hacer. Simon LeVay, homosexual, ha hecho pruebas con cadáveres de hombres homosexuales, y ha encontrado que tienen la glándula pituitaria más grande que los que no son homosexuales. Jeffrey Satinover presenta evidencia convincente que pone en duda la investigación de LaVay, y cuestiona la investigación y los datos de otros que sostienen que la homosexualidad es algo genético[3].

Otro de los aspectos que “derrumban” la genética homosexual es lo inviable de una “sociedad homosexual” en cuanto a la preservación de los seres humanos. Ni siquiera cabe discutir el hecho de que una sociedad en que el homosexualismo sea la norma podría trascender o desarrollarse. Es más, la misma historia da cuenta de aquellas sociedades en que la sodomía ha imperado, sufrieron desbastadoras consecuencia, al punto de desaparecer.

Podemos resumir la realidad sexual para la humanidad, desde la perspectiva bíblica, así: Dios creó la humanidad en dos grandes clases: masculina y femenina. En Génesis 2, él aclara que su diseño es que el hombre y la mujer se casen y que sean «una sola carne». Esto resuelve problema de la soledad y del aislamiento que experimentaba Adán. Eva, el regalo de Dios para el hombre, sirve como su pareja espiritual en igualdad de condiciones (los dos son su imagen, Génesis 1:26-27), pero también sirve como su complemento. Esta relación complementaria define la base de la sexualidad humana, porque los hombres y las mujeres gobiernan la creación como mayordomos, y pueblan su planeta.

La humanidad sexual se relaciona con la esencia de la responsabilidad humana: la de gobernar la creación juntos como una unidad complementaria; hombre y mujer juntos.


Cuando Jesús, y posteriormente Pablo, hablan del matrimonio o de la sexualidad humana, cada uno vuelve a esta ordenanza de la creación. (Mateo 19; 1ª Corintios 7). Aquí vemos el ideal de Dios para la relación sexual humana, no encontrándose lugar para “gustos personales” como son: la homosexualidad, el incesto, la poligamia, el adulterio, por nombrar algunos.

Si lo anterior ocurre —si la hora de la redefinición de los conceptos tradicionales de familia y del individuo llega a causa de la acción de estos movimientos homosexuales y minorías de diversa índole—, se recordará como el momento en el que los cimientos morales de nuestra sociedad comenzaron a desmoronarse irreversiblemente, dejando una generación joven desprovista de cualquier herramienta socio-valórica para enfrentar el futuro.

Tal como nos fue dicho hace cientos de años:
«Cuando los cimientos éticos de la cultura y el orden moral son quebrantados, el íntegro se convierte en fugitivo» [4]>


Si hoy no levantamos nuestra voz, mañana sólo nos quedará vagar entre los escombros morales de nuestra civilización.


[1] Warwick Montgomery, John, “Human Rights & Human Dignity”, Dallas, Texas: Probe Books, 1986.
[2] ftnref> Neuhaus, Richard John, “Love, No Matter What”, en Christopher Wolfe (editor), Homosexuality and American Public Life, p. 246.
[3] ftnref> Satinover, Jeffrey. Homosexuality and the Politics of Truth. Gran Rapids: Baker. 1996.
[4] ftnref> Paráfrasis a la cita del Salmo 11:3: “Si fueren destruídos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?”.

25 de noviembre de 2009


Seminario Actos Finales "EPICENTRO"

Cenlimi Providencia, tiene el agrado de invitarte a participar en el Seminario Actos Finales "EPICENTRO", este 6 de diciembre a las 16:30 hrs., donde se analizará en profundidad los acontecimientos de los últimos tiempos, y cómo el medio oriente e Israel son el epicentro de todo lo que ocurre en la humanidad.







Estos son los temas a tratar en profundidad:

Acto N°1:
El petróleo se convierte en el arma suprema
Acto N°2: El terrorismo llega a todo el mundo
Acto N°3: Israel: la zona cero de los últimos días

- ¿Quién es Israel? ¿Porqué siempre está en los titulares mundiales?
- Preguntas proféticas sobre la tierra prometida
- Abraham y la promesa de la tierra
- Persecuciones aisladas
- La diáspora o dispersión
- Las distintas guerra a las que Israel se ha enfrentado luego de la restauración de su nación el 15 de Mayo de 1948 (Guerra de los Seis días, Yom Kippur, Intifadas, etc.)


Acto N°4: La decadencia y caída de los Estados Unidos
Acto N°5: La nueva Pax Romana
Acto N°6: La invasión ruso islámica de Israel

• El próximo dictador mundial
• El holocausto final
• Irak: la nueva Babilonia, el centro del poder mundial
• China muestra su poder extraordinario
• Los desastres naturales, las enfermedades y el hambre llegan a todos
• La batalla de Armagedón
• La sexta dispensación - desde Pentecostés hasta la batalla de Armagedón y, en consecuencia, la Segunda venida del Señor.

- La era de la iglesia o la dispensación del Espíritu Santo
- El rapto
- El juicio de los creyentes
- Las bodas del Cordero
- La tribulación y la Gran Tribulación
- El Anticristo


Esperamos tu asistencia y que invites a personas nuevas. Dios te bendiga.

Expositor: Maximiliano Crossley
Ministerio: PEC (Profesionales Ejecutivos Cristianos)

La entrada es liberada (Cofee Break)
Domingo 06-12-09
Av. Salvador 1498


24 de octubre de 2009


Halloween, no gracias!

Comparte y comenta esta información. Halloween no es un juego, no es exagerado, tampoco es fanatismo...es una realidad. ¿Halloween? no gracias.

Aunque en la actualidad muchas personas se resisten a aceptar que la brujería todavía existe, la misma esta en vigencia. ¿Superstición?, ¿Superchería?, ¿Creencias místicas que nos llevan a la Edad Media?, ¿Juegos de niños que se celebran el 31 de octubre?. El hombre moderno cree en los demonios y espíritus de maldad, sin embargo debemos entender que en el Universo (mundo invisible) existen dos fuentes de conocimiento, y el hecho de que usted lo acepte o no, no altera esta realidad. En este caso, el peor enemigo del hombre es "LA IGNORANCIA" y Satanás quiere que ignoremos sus maquinaciones. Estas se pueden vencer por medio de conocimiento, por esta razón es necesario conocer en qué terreno se involucra quien participa en esta celebración.

"Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento" Oseas 4:6."Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" 2ª Corintios 2:11.


EL 31 DE OCTUBRE ES: Halloween es un día de fiesta disfrazado y si le quitamos la máscara encontraremos cosas difíciles de creer en cuanto a una diversión sana se refiere, esto es lo que Satanás nos ha querido hacer creer, ya que él es padre de mentira y ha logrado engañar a la gente con el verdadero sentido de su celebración. En 2ª Corintios 11:14 la Biblia nos enseña que:

"y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz".


Esta es una época de diversión ya que el sistema del mundo nos lo ha hecho creer así; se presta para gozar, disfrutar de una fiesta de amigos, participar en concurso de disfraces, es la oportunidad de convertirse en brujas, fantasmas, pitufos, duendes, aunque sea por una noche de oportunidad única en todo el año, para tocar las puertas de desconocidos y pedirles dulces.

Los más audaces visitan casas encantadas, otros ven películas de terror y otros inclusive visitan a media noche cementerios o reuniones espiritistas con la intención de contactar con los espíritus de los muertos. Las escuelas públicas, son uno de los grandes promotores, incluso dar más énfasis a esta celebración que al Día de la Independencia. Los comerciantes aprovechan esta fecha para lanzar al mercado ofertas de confites con mensajes alusivos al ocultismo.

El 20% de las películas son de terror. Muchos afirman que es ciencia ficción, pero algunos de ellos contratan satanistas para que les ayuden a reproducir auténticamente los ritos, ceremonias, maldiciones, sacrificios, que se muestran en estas películas. El fruto de todo esto se ve reflejado en el comportamiento de algunos adolescentes que han cometido crímenes.

SIETE RAZONES PARA NO CELEBRAR EL HALLOWEEN.

Procesión Druida en pleno siglo XXI

1. NO es una actividad cristiana. Ninguna iglesia de denominación cristiana celebra esta fecha. Ningún cristiano celebra y nunca celebrará una noche dedicada a la exaltación de la brujería.

2. Va contra las enseñanzas de Jesús. Jesús está en contra de la brujería en todas sus formas: espiritismo, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología y tantas máscaras con que se encubre la maldad. Estas han sido declaradas enemigas de la Palabra de Dios desde tiempos muy remotos y van contra todas las enseñanzas de nuestro Señor, quien dice claramente que "el que no está conmigo está contra mí". Hay innumerables referencias bíblicas donde se condena el uso de toda estas clases de mal.

Altar dios de la muerte (Samhain)

4. Sirve para rendir culto a Satanás. Aunque en apariencia es una actividad recreativa y muy llamativa, sobre todo para los niños, su verdadero significado sigue oculto a nuestros ojos. En muchos países, incluyendo el nuestro, los grupos satánicos usan esa noche para un "culto" especial dedicado a Satanás y en muchos países alrededor del mundo, se hacen sacrificios humanos, sobre todo de niños que han sido secuestrados de sus hogares y que son ofrecidos como víctimas inocentes en una noche de lujuria, drogas, alcohol y toda clase de desenfrenos, en las llamadas "misas negras".

5. Se opone al primer mandamiento. Este tipo de actividades, ni exalta el nombre de Jesús, ni tiene nada que ver con su Padre Celestial y mucho menos con el Santo Espíritu del Dios Altísimo. Por lo tanto, va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, en fin con todo nuestro ser.

6. Participar es olvidarse de Dios. Participar quiere decir "ser parte de": si usted participa está siendo parte de esta tremenda responsabilidad espiritual: No sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno e Inmortal, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y a su padre Satanás.

7. Contamina y esclaviza a nuestros niños. No hay magia blanca y magia negra, no hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos y así muchas veces "vestimos" a nuestros niñitos como "brujitas" y "diablitos". Jesús dijo:



"Dejad que los niños vengan a mí y NO SE LO IMPIDÁIS, porque de los tales es el Reino de los Cielos".

¿Llevaría usted a sus niños disfrazados ante Jesús y los podría presentar libremente y con su conciencia tranquila? Jesús necesita a sus niños libres de toda clase de máscaras y limpios de toda contaminación.

CONCLUSIONES

Cuando el hombre trata de tener comunión con el Señor por otros medios utilizando más allá de sus cinco sentidos, entra en una dimensión sobre natural y trasciende los límites de la misma. Entra en contacto con seres invisibles pero con personalidad, fuerza e inteligencia que se mueven dentro y fuera de nuestra atmósfera y que engañan al hombre aparentando servir a Dios.

¿De donde proceden estos seres? ¿Cuál es su origen?

La respuesta se encuentra en Ezequiel 28:12-19 e Isaías 14:12-17. Estos pasajes describen a Satanás quien a pesar de haber tenido una condición privilegiada en todo lo que hacía, corrompió su esencia en un afán de poder, profanó su santidad, su rebelión vino juntamente con su caída. Conocimiento de antemano cuál es su designio final, él trata de desviar la mirada del hombre para con Dios.

¡Despertemos! Satanás está activo en nuestros días. Los ejecutores de su plan están en plena operación y estos trabajan en lo que es la magia negra y blanca, mediums, espiritistas y todo aquello que implica control mental. Halloween es una celebración satánica que data aproximadamente 4.000 años atrás. De nosotros depende el ser luz para aquellos que están en tinieblas, cambiando esta costumbre por la verdad de Cristo Jesús.
Hay una alternativa bíblica para sustituir Halloween

Un servicio en la iglesia que eduque a los cristianos al respecto de éste y otros peligros y luego, tener alabanza, adoración y oración. Esta es una idea que ha tardado en ponerse en práctica. Pueden llevarse a cabo servicios para niños en los que la iglesia puede ayudar a los padres al educar a los niños de su responsabilidad de evitar aquello que parece malo. Es el momento ideal para comparar nuestra fe con las creencias del mundo y ganar.

Entonces, estaremos mostrándole a Dios nuestro compromiso en lo que a fidelidad se refiere, deseando pararnos en su justicia para que Él reine en los corazones de todos los que nos rodean, porque seremos luz. Este no es un asunto sin importancia. Satanás está vivo, y muchísimas almas se pierden diariamente. Pero Dios también está vivo. Y Él está trabajando en su plan de redención. Si queremos ser parte del plan e, igualmente importante, si los padres de familia cristianos quieren que sus hijos sean parte de ese plan, debemos una vez y por todas, dejar que Dios haga su voluntad a cualquier costo. El 31 de octubre tú puedes hacer la diferencia en la vida de otra persona. Para que esto suceda, tú tienes la última palabra.

"No participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendidas" Efesios 5:11


Hugo Rosas O.
Centro de Liderazgo Misionero
Sede Vitacura

Más información sobre Halloween y sus orígenes aquí

Comparte y comenta este video:

2 de septiembre de 2009


La actitud del corazón cambia la vida

Muchas cosas hay para pensar negativamente. Sin embargo la actitud de nuestro corazón cambiará nuestra posición frente a las cosas que nos toquen padecer o experimentar: El tictac del reloj; el tiempo atmosférico; las acciones y reacciones de la gente; el perdedor o ganador del partido; los retrasos en los aeropuertos, el bus al trabajo, las salas de espera de las consultas médicas; una radiografía al pulmón, un examen a la próstata, una visita al dentista; el precio de la bencina, la parafina, la luz, el agua, teléfono, y todo en general.

La actitud con que enfrentemos tales cosas “inesperadas” puede incluso ser de “vida o muerte”: Un estudio famoso, titulado «El Corazón Destrozado», investigó la tasa de mortalidad entre 4500 viudos durante los seis meses posteriores a la muerte de sus esposas. Comparado con el de otros hombres de la misma edad, el índice de defunciones de dichos viudos era un 40% más alto.


Mi derecho a tener una buena actitud.

«El doctor Víctor Frankl, aquel valiente e intrépido judío que fue hecho prisionero durante el Holocausto, soportó años de indignidad y humillación de parte de los nazis antes de ser finalmente liberado. Al comienzo de su penosa experiencia, fue llevado a una sala de justicia de la Gestapo. Sus apresadores le habían quitado casa y familia, su preciosa libertad, sus posesiones, e incluso su reloj y su anillo de boda. Le habían afeitado la cabeza y despojado de su ropa. Y allí estaba ahora, ante el alto mando alemán y bajo aquellas luces deslumbrantes, siendo interrogado y acusado falsamente. Se hallaba desamparado, era sólo un peón desvalido en las manos de hombres crueles, predispuestos en su contra, sádicos… no tenía nada. No, eso no era cierto; de repente Frankl comprendió que había una cosa que nadie le podría quitar jamás, sólo una… Víctor Frankl se dio cuenta de que todavía tenía la facultad de escoger su propia actitud. A pesar de lo que pudieran hacerle, de lo que le deparara el futuro, la elección de la actitud que adoptaría era suya: resentimiento o perdón; rendirse o continuar; odio o esperanza; determinación de aguantar o la parálisis de la autocompasión.»

La Biblia nos presenta un sinnúmero de situaciones ante las cuales podemos determinar que actitud tomar. El ejemplo por excelencia lo tenemos en Jesús, quien de acuerdo a esta excelente descripción hecha por el Apóstol Pablo, señala: «La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.»

Filipenses 2:1-2. NVI

19 de agosto de 2009


Sin excusas

En muchos aspectos el coaching ha sido una ventaja. Para realizar los cambios que están haciendo las personas implica un salto de fe, y un permanente y significativo cambio en la manera en que miran la vida, y mucho más, un verdadero compromiso con los objetivos que quieren lograr en la vida.

Muy a menudo es el miedo de salir de su zona cómoda y segura lo que impide que algunas personas intenten cambios en sus vidas que les permitan alcanzar las metas y sueños que se han trazado, o lo que Dios ha destinado para ellas. Por supuesto, siempre hay muchas “razones” o “excusas” de por qué la gente cree que no debería cambiar o ir a una vida extraordinaria.

Algunas de ellas:

“Toda la vida he sido así”
“Estoy muy ocupado, no tengo tiempo”
“Soy muy pobre, no tengo dinero”
“No tengo talentos”
“No sé cómo hacerlo”
“No puedo…”

Eso me recuerda a Moisés: “Señor, yo nunca me he distinguido por mi facilidad de palabra —objetó Moisés—. Y esto no es algo que haya comenzado ayer ni anteayer, ni hoy que te diriges a este servidor tuyo. Francamente, me cuesta mucho trabajo hablar”.


“¿Y quién le puso la boca al hombre? —Le respondió el Señor—. ¿Acaso no soy yo, el Señor, quien lo hace sordo o mudo, quien le da la vista o se la quita? Anda, ponte en marcha, que yo te ayudaré a hablar y te diré lo que debas decir.” Éxodo 4:10-12.


Así como Moisés, nosotros podemos ir por la vida creando excusas que nos permitan una vía de escape, e impidan hacerle frente a la realidad. Lo cierto es que estas excusas no nos sirven y nos hacen sentir miserable con nuestra vida y todo lo que hacemos.

Fórmula para el cambio

Para hacerle frente al cambio es necesario comprender lo que se necesita hacer para superar la resistencia al mismo. ¿Qué cambios deben darse en tu vida para alcanzar esa vida extraordinaria?

¿Emocionales?
¿Fisiológicos?
¿Espirituales?
¿Relacionales?
¿Financieros?
¿Laborales?
¿Hábitos?

¿Qué es lo que te produce insatisfacción en la vida?
________________________________________________

¿Qué quieres lograr en la vida?
________________________________________________

La fórmula para el cambio es la siguiente: I x V x P x F > R
(Donde I = insatisfacción, V = Visión, P = Plan, F = Flexibilidad, R = Resistencia)

Lo interesante de esta fórmula es que si uno de estos elementos no es claro o aceptado por la persona, la resistencia al cambio siempre será mayor y, por tanto, aumentan las excusas para no hacer ningún tipo de cambios y volver a sumergirse en la zona cómoda. Sin un compromiso de la persona no hay coaching.
La vida que hoy tienes en el lugar que estés, debes agradecerla, disfrutarla en compañía de tu familia y amistades, dejando ya de construir excusas, porque ellas te llevarán al fracaso. Tú puedes hacer la diferencia en la vida de muchos. Hoy es el mejor día para decirle adiós a las excusas.


2 de agosto de 2009


Yoga=Idolatría=Ocultismo

Como en multitud de publicaciones el yoga es presentado como si fuera ciencia, la gente acepta su terminología sin investigar el verdadero significado de esos términos. Los libros de yoga suelen ser colocados en las secciones de “salud” y “ejercicios físicos”, en circunstancias que deberían ser colocados bajo “religión”.

La palabra yoga literalmente quiere decir “enyugar” o “atar”. La meta del yoga es poner en blanco la mente, detener todo movimiento del cuerpo, interrumpir toda sensación del mundo físico y de esa manera obtener la unión con Brahma en un estado de anonadamiento. Las diferentes prácticas yogas están diseñadas para inducir a un trance o estado de insensibilidad que supuestamente lleva a la persona hacia una unión con Brahma.

Las posiciones básicas en el yoga son llamadas asanas. Los ejercicios respiratorios tienen un papel importante en el yoga. La buena respiración se llama pranayama. El propósito de las asanas y las pranayamas es facilitar el fluir del prana.
Y ¿qué es el prana?

En la mayoría de los textos de yoga se le describe como la “energía vital” que debe fluir a través del cuerpo. Esta “energía vital” en realidad se refiere a un espíritu. Veamos algo tomado de un libro de texto sobre yoga y analicemos lo que en verdad significa.

“El propósito final de las asanas y las pranayamas es purificar el nadis o conductos nerviosos para que el prana pueda fluir libremente por ellos, y preparar el cuerpo para el surgimiento del kundalini, la suprema energía física, que lleva al yogi a un estado de conciencia de Dios”.


La cobra, una posición yoga común. "Mediante la práctica de esta posición la diosa serpiente (la fuerza kundalini) despierta"







El loto, posición yoga que simboliza la “evolución espiritual” del hombre. Esta posición ayuda el fluir del prana, y ayuda a “aclarar la mente” en la meditación.







Surya Namaskar, también llamada "Salutación al sol". Serie de posiciones usadas en occidente para "entrar en calor" en los ejercicios de yoga. Cada posición es una postura de adoración al dios sol (llamado Baal en la Biblia). Tradicionalmente se practica al amanecer, de frente al sol naciente.







¿Comprende usted lo que eso quiere decir? Dice que las diferentes posiciones y respiraciones preparan el cuerpo para que el dios llamado Kundalini pueda penetrar en el cuerpo y fluir por él. El yoga es precisamente para abrir al practicante a la entrada del ocultismo.


Las mantras se practican directamente en la adoración de los dioses, así como en el yoga y cualquier otra forma de meditación. (La meditación trascendental y el Zen se han vuelto muy populares. Esta misma técnica se usa en las clases de auto superación y control mental de la Nueva Era y el budismo).

Una mantra es la rápida repetición de una serie de palabras o sonidos. Tiene dos propósitos: El primero es producir un estado místico que en realidad es un trance en el que la mente queda en blanco. Esto es a su vez sitúa a la persona en contacto directo con el mundo espiritual. Segundo, la mantra supuestamente “personifica” a un ser espiritual. Al decirse las palabras, los seres cobran existencia y entran a la persona valiéndose de la mantra. La mantra es una puerta directa en la persona para que le entren espíritus.

Lo peligroso es que estos conceptos hindúes básicos han sido recubiertos de terminología occidental y hasta cristiana. Trágicamente estas enseñanzas se han puesto en boga en los jardines infantiles, en colegios y empresas. La medicina en particular ha sido completamente invadida de prácticas hindúes que se enseñan como “ciencia”. El yoga, la biorreacción (biofeedback), el control de las ondas cerebrales alfa, la homeopatía, la acupuntura, la medicina holística, todo basado en prácticas hindúes y ofrecidas al público como científicas. Lo vemos hasta en la oncología: en los hospitales y sanatorios se enseña a los enfermos de cáncer la respiración terminal y varias técnicas de relajamiento. La meta es enseñar al paciente a ir disminuyendo el ritmo respiratorio hasta el punto de dejar de respirar, con lo que se acelera la muerte. No lo olvide: la meta del yoga es la muerte física.

La Palabra de Dios es clara y precisa; advierte que hay un mundo espiritual desconocido para muchos; Jesús muchas veces se enfrentó con estos espíritus inmundos metidos en las personas, hasta una legión de espíritus (1 legión equivale a un ejercito de 5000 a 6000 hombres) en el caso del gadareno endemoniado que Jesús sanó.

Es mejor asegurarse bien, lo cierto es que Jesús fue muy claro, y que lo único que te trae paz a tu corazón es el mismo Jesús, no la paz que conoce el mundo sino la paz que él trae. Lo único que hacen estas prácticas es alejarte más y más de la luz verdadera y acercarte más y más a un mundo espiritual desconocido. La Palabra de Dios prohíbe estrictamente consultar o conectarse a los espíritus, adorar a dioses paganos o a los astros; esto traerá en definitiva más vacíos al alma, más vidas llenas de temor, más enfermedades hasta la tercera y cuarta generación de los que no obedecen lo que Dios estableció. Es una elección, o nos dejamos guiar por lo que dice el mundo del yoga, o nos dejamos cautivar por la verdad de la palabra de Dios.

Nada traerá más bien que buscar a Dios en Su palabra, en oración y en obediencia.

«Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte» Proverbios 16:25


«Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar» Mateo 11:28


«Cuídense de que nadie los cautive con la vana y engañosa filosofía que sigue tradiciones humanas, la que va de acuerdo con los principios de este mundo y no conforme a Cristo» Colosenses 2:8

22 de julio de 2009


¡No es justo!

Cuando en nuestras conversaciones está continuamente presente la frase “No es justo”, eso indica dos cosas: que todavía no hemos aprendido el camino del Señor y que aún no andamos en victoria. ¿Con qué frecuencia decimos “no es justo”?

¡No es justo!


• ¡Yo merezco de la vida algo mejor!
• Odio mi empleo… otros tienen mejores empleos. Trabajan menos y les pagan más. ¡No es justo!
• ¿Por qué tengo yo siempre que escatimar cada centavo, cuando a otros les sobra el dinero? ¡No es justo!
• Yo me vi privado de una niñez feliz. ¿Por qué lo permitió Dios? ¡No es justo! ¡Dios no es justo!
• ¡Yo no ando bien vestida como mis hermanas! ¡No es justo!
• Soy demasiado alto, demasiado bajo, demasiado gordo, demasiado flaco. Tengo una piel horrible, y así tengo el pelo, los ojos, etc. Mi nariz es demasiado grande. ¿Por qué no tengo una apariencia diferente? ¡No es justo!
• Yo estaba en lo correcto y aquel otro estaba equivocado. A él lo elogiaron y a mí me humillaron. No hay justicia. ¡No es justo!
• Yo sentí que el Señor me mostraba algo. Yo fui sincero pero luego todo salió mal. Dios dejó que yo me equivocara. ¡No es justo! Dios no es justo. Si de eso se trata… yo renuncio.
• ¿Por qué permite Dios que esta situación continúe, cuando yo sé que Él la puede cambiar? ¡Él no es justo!
• Dios no me dio un matrimonio feliz. Me defraudó. Dios me falló. ¡Dios no es justo!
• ¿Por qué tiene Dios favoritos? No es justo.
• ¡Dios no se preocupa lo suficiente! Dios no es justo.
• A mí me tocó la peor parte de la vida. ¡No es justo, Dios no es justo!
• Yo merezco algo mejor; yo merezco: mejor salud, mejor empleo, mejor casa, mejor cónyuge, mejores condiciones, más felicidad, más justicia, más aprobación, más reconocimiento, más dinero.

¡La verdad es que ni siquiera merecemos lo que tenemos!

Debemos comprender lo siguiente:

Que la frase “¡No es justo!” es realmente un ataque contra el Señor, Proveedor y Pastor de nuestras almas. Es en realidad decir: “Dios no ha sido justo pues no ha cuidado bien de mí. Él es insensible a mis necesidades, es duro y despreocupado. Dios es parcial y tiene favoritos. Dios es bueno con unos y despreciativo con otros. Dios es irresponsable”.


Estas quejas revelan problemas del corazón que no han sido tratados, y que muestran que no estamos viendo la vida desde una perspectiva bíblica. Cuando un cristiano se lamenta continuamente de injusticias, ¡Demuestra que no anda en victoria! Es precisamente por causa de estas quejas que no hemos recibido el favor de Dios. Números 11:1. Dios quiere perfeccionar en nosotros un excelente espíritu de agradecimiento.


El quejarse revela lo siguiente:

1.- Que no se tiene gratitud:

En lugar de dar gracias a Dios por el gran número de cosas buenas, el quejumbroso se concentra solamente en aquello que todavía desea. Cierta vez me dijo una mujer: “Dios me ha fallado. No me ha dado un matrimonio feliz”. ¡Cuán grave es expresarse así de Dios! Reflexionando sobre la afirmación de ella, veo que tenía seis niños bellos, comida abundante sobre la mesa, todos sus hijos gozaban de buena salud, y tenía la esperanza de la vida eterna…así como diez mil otras bendiciones.

Las Escrituras dicen: “Cada día nos colma de beneficios” Salmo 68:19 y “Sus misericordias son nuevas cada mañana” Lamentaciones 3:22-23. Aparte de todas sus bendiciones, Dios no nos dio el castigo que merecíamos. Salmo 103:10. La queja es una actitud que indica que Dios me debe algo; que no me ha tratado con justicia. El hombre se olvida de todo lo que le debe a Dios. La queja demuestra hasta donde llega la ingratitud del hombre.

2- Que nos falta contentamiento:

El gozo es el resultado de estar plenamente satisfechos con la presencia de Dios, no con las abundantes bendiciones materiales. David había encontrado “plenitud de gozo” en la presencia de Dios. Salmo 16:11. ¿Podemos nosotros ser felices con Jesús solamente? ¿O están nuestros corazones fuertemente apegados a las cosas terrenales- una linda casa, ropa de moda, éxito? ¿Tiene usted el corazón extremadamente ligado al amor humano? Una de las mayores causas de la tristeza es el problema de este tipo de amor. Muchas veces se trata de idolatría. Cuando se rinde culto al amor humano, ello no produce ningún gozo porque el “ídolo” no tiene vida. Pablo aprendió a contentarse en cualquier situación que Dios le presentara. Filipenses 4:11. David dijo: “Delicias a tu lado para siempre”. Salmo 16:11. Si dejáramos que Dios nos menguara hasta el Salmo 27:4, encontraríamos el mismo contentamiento y plenitud que David y Pablo descubrieron.

3- Que nos estamos comparando con los demás:

Dios nos indica no hacer comparaciones. 2ª Corintios 10:12. Cada vez que hacemos lo que Dios dice que no hagamos, estamos en problemas. Si dejáramos de compararnos con los demás, nos evitaríamos mucho dolor. “El hacer comparaciones” es una falta grave en el hombre. Al ver a los demás, suponemos que debemos tener lo que ellos tienen. Cuando no podemos tener lo que es ajeno, lo llamamos “injusticia” y nos enojamos. Pero quizás el poseer los bienes que otros tienen nos perjudicaría. Quizás hasta sería nuestra ruina. La única persona con quien debemos compararnos es con Aquel que es la principal piedra del ángulo, el Señor Jesucristo.

4- Que estamos criticando a Dios y a su sabiduría:

Tanto los redimidos como los no redimidos critican a Dios. El hombre se queja constantemente de la forma en que Dios lo ha diseñado, lo ha guiado, lo ha dotado y ha permitido que sucedan las circunstancias en su vida. Los israelitas fueron muy culpables de esto y, en consecuencia, no encontraron el favor de Dios. Hebreos 3:7-11. ¡Ellos no tuvieron parte en los planes que Dios había trazado para sus vidas! Cuando apuramos a Dios, lo estamos criticando (“Señor, como te demoras”) Es insensato criticar a Dios por la forma en que nos diseñó. Isaías 45:9. Dios nos hizo exactamente como somos, con un propósito (ver Salmo 139). Dios usa los defectos físicos para desarrollar una gracia especial y un mensaje especial en nuestras vidas. Dios puede quitar un problema cuando éste no le sirve más para cumplir un propósito divino.

5- Que no estamos viendo la vida desde la perspectiva de Dios:

Nos quejamos cuando no entendemos sus caminos. El quejarse continuamente de injusticias pone de manifiesto que no entendemos los caminos de Dios. Cuando sí los entendemos, apreciamos la verdad de que la adversidad está obrando para nuestro bien. El problema es la total carencia de un espíritu de siervo. 2ª Corintios 4:17; Génesis 45:4-8; 50:20. José pudo ver hacia atrás a todas las injusticias de su vida y decir… “Dios lo hizo para bien”. Las injusticias llevaron a José hasta el trono.

6- Que ponemos en segundo lugar el ser conformados a la imagen de Cristo:

El hombre que tenga como meta ser conformado a la imagen de Cristo tiene una sabiduría dada por Dios. Este hombre discierne la mano oculta de Dios en las dificultades y fastidios de la vida. Él entiende que Dios tiene un propósito para todo. Por lo tanto, en lugar de quejarse de los problemas, él los agradece. 1ª Tesalonicenses 5:18. Por otro lado, las personas que no han hecho un compromiso y que andan a la búsqueda de una vida fácil, constantemente se quejan de sus circunstancias. No pueden ver que de la adversidad puede resultar algún beneficio.

7- Que nuestros pozos están obstruidos:

El quejarse es un ataque contra Dios. El quejarse diminuye toda nuestra fe y todo nuestro gozo. El quejarse significa que no estamos agradecidos y que no hay un cántico para el Señor en nuestros corazones. La incredulidad y la queja están ligadas la una y la otra. La queja es algo que Dios aborrece. Números 11:1.

24 de junio de 2009


La Cohabitación, amor que lleva a muerte.

Por Kerby Anderson

“La cohabitación está reemplazando al matrimonio como la primera experiencia de convivencia para hombres y mujeres jóvenes. Y las personas que viven juntas antes de casarse ponen en peligro su casamiento futuro”. Estas son algunas de las conclusiones de los sociólogos David Popenoe y Barbara Dafoe Whitehead en su estudio para el Proyecto Nacional de Matrimonio.

En este artículo vamos a tratar este fenómeno social de la cohabitación. Solía denominarse “vivir en pecado” o “juntarse”. Hoy se ha reemplazado por los términos más neutrales “convivir” o “cohabitar”. Voy a emplear, para este artículo, el término “cohabitación”, puesto que es la palabra generalmente aceptada en la sociedad y la ley. La cohabitación ha sido descrita como “dos personas no relacionadas, de sexos opuestos, que comparten una vivienda en una relación sexualmente íntima sin aprobación legal o religiosa”.

La cohabitación, como estilo de vida, está en aumento. Considere el significante crecimiento de las tasas de cohabitación en las últimas décadas. En 1960 y 1970, alrededor de medio millón de personas convivían. Pero para 1980 el número ya era de 1,5 millones. Para 1990, la cifra era de casi 3 millones. Y, para 2000, la cifra era de casi 5 millones de personas.

Unos investigadores calculan que hoy en día hasta el 50% de estadounidenses cohabitan en alguno que otro momento antes de casarse. El estereotipo de dos jóvenes sin hijos que viven juntos no es del todo correcto; actualmente, alrededor del 40% de las parejas que cohabitan incluyen niños.


Estados Unidos parece estar cambiando su actitud acerca de la cohabitación. George Barna ha informado que 60% de los estadounidenses creían que la mejor manera de establecer un matrimonio exitoso era cohabitando antes de casarse. Otra encuesta halló que dos tercios (66%) de muchachos del cuarto año de la secundaria estaba de acuerdo o casi de acuerdo con la siguiente afirmación: “por lo general, es bueno que una pareja conviva antes de casarse para averiguar si realmente se lleva bien”.

La cohabitación no es lo mismo que el matrimonio.
No es reconocida como matrimonio por el estado. Y los participantes viven juntos porque su propósito es no casarse, al menos por el momento.

Aunque algunos dirán que una pareja que cohabita “está casada a los ojos de Dios”, eso no es cierto. No están casados a los ojos de Dios porque está viviendo en contra de los preceptos bíblicos referentes al matrimonio. Y no están casados a sus propios ojos porque han decidido específicamente no casarse.

La cohabitación está cambiando, sin duda, el paisaje cultural de nuestra sociedad. La proporción de primeros matrimonios precedidos por cohabitación se ha multiplicado por diez en las últimas décadas. Y el creciente número de parejas que cohabitan transmite un mensaje contradictorio a nuestros niños. Por una parte, escuchan a los padres y a los pastores proclamar el valor del matrimonio. Y, por otra parte, ven una sociedad que tolera la cohabitación.

La Cohabitación Y Las Relaciones De Prueba

“Pienso que deberíamos vivir juntos antes de casarnos para ver si somos compatibles”.
¿Cuántas veces hemos escuchado esa frase? Sin embargo, muchas de las suposiciones actuales sobre la convivencia son incorrectas.


Linda Waite y Maggie Gallagher escribieron conjuntamente The Case for Marriage: Why Married People Are Happier, Healthier and Better Off Financially [El caso a favor del matrimonio: Por qué las personas casadas son más felices, más saludables y están mejor económicamente] El libro no sólo defiende la causa del matrimonio sino cuestiona también suposiciones actuales acerca de la cohabitación.

La tesis del libro es simple. Allá por los ‘50, las reglas eran claras: primero el amor, luego el matrimonio, y sólo entonces el cochecito de bebé. Pero el “tsunami” social que arrasó los ’60 cambió todo. La píldora, la revolución sexual, el orgullo gay, el feminismo, las madres en el trabajo, el divorcio sin culpa y el aumento de nacimientos ilegítimos cambiaron nuestras opiniones acerca del matrimonio y la familia. Los autores presentan las evidencias para demostrar que el matrimonio es algo bueno. Como dice el subtítulo del libro, las personas casadas son más felices, tienen mejor salud y están mejor económicamente.

No obstante, la sabiduría convencional sugiere que uno debe “probar antes de comprar”. De hecho, una de las preguntas que se suelen repetir para justificar la convivencia es: “Usted no compraría un automóvil sin probarlo antes, ¿no?”. El problema de este tipo de preguntas y frases hechas es que deshumanizan a la otra persona. Si decido no comprar un automóvil (o un par de zapatos, o cualquier otro objeto inanimado), el automóvil no se siente rechazado. Cuando uno prueba un automóvil, no pone su equipaje personal en el baúl. Y, cuando uno rechaza un modelo de automóvil no crea un equipaje emocional que arrastra a la siguiente prueba de automóvil. El automóvil no necesita asesoramiento psicológico para que pueda confiar en el siguiente comprador de automóviles. Francamente, probar una relación como se prueba un automóvil sólo es positivo si usted es el conductor.

La investigación ha mostrado que la gente que cohabita tiende a ver el matrimonio de forma negativa porque involucra asumir nuevas responsabilidades que contrastan con sus antiguas libertades. Por otra parte, las personas que se casan después del camino convencional del noviazgo no se sienten constreñidos por el matrimonio, sino liberados por él.
Considere el contraste. Una pareja que cohabita tiene casi todo lo que ofrece el matrimonio (incluyendo el sexo), pero pocas obligaciones y responsabilidades. Por eso, las personas que cohabitan se sienten atrapadas cuando entran al matrimonio. Deben asumir grandes responsabilidades nuevas pero no reciben nada que no tenían antes. Las parejas que se casan después del noviazgo experimentan justo lo contrario, especialmente si mantienen su pureza sexual. El matrimonio es la culminación de su relación y ofrece la plena profundidad de una relación que han anhelado por mucho tiempo.

Esto no quiere decir que la cohabitación garantice un fracaso matrimonial, ni tampoco que el matrimonio a través de la ruta convencional garantice el éxito matrimonial. Existen excepciones a esta regla, pero una pareja que cohabita antes del matrimonio está apostando contra ellos y su futuro matrimonio.

La Cohabitación Y Las Percepciones
Si usted cohabita antes de casarse, está poniendo en peligro su futuro matrimonio. Esta es la conclusión de un informe reciente sobre la cohabitación. Las 5 millones de parejas que cohabitan en Estados Unidos viven juntas para ahorrar dinero, para probar la vida casada o para evitar la soledad. Pero la práctica puede causar un daño significativo al matrimonio.
Los sociólogos David Popenoe y Barbara Dafoe Whitehead publicaron su estudio a través del Proyecto Nacional de Matrimonio de la Universidad de Rutgers. Su estudio confirma unos estudios previos acerca del peligro de la cohabitación y agrega detalles adicionales.

Hallaron que la cohabitación parece ser tan contraproducente para un matrimonio duradero que las parejas no casadas deben evitar vivir juntas, especialmente si hay hijos. Sostienen que la cohabitación es “una estructura familiar frágil” que plantea un mayor riesgo para mujeres y la razón para el peligro es la diferencia de percepción.

Parte general, los hombres entran a la relación con menos intención de casarse que las mujeres. La consideran más como una oportunidad sexual sin los lazos de un compromiso de larga duración. Sin embargo, las mujeres suelen ver el arreglo de vivienda como un paso hacia un matrimonio final. Así que, mientras las mujeres podrán creer que van hacia el matrimonio, los hombres tienen otras ideas. Algunos hombres, en realidad, desprecian a las mujeres con quienes viven y las consideran como fáciles. Una mujer así no es su idea de un cónyuge fiel.

Las personas que viven juntas en relaciones sin compromiso probablemente no estén dispuestas a resolver problemas. Como no hay compromiso a largo plazo, es fácil dejar el acuerdo de vivienda en vigor y buscar relaciones menos díscolas con una nueva pareja.


La multiplicación por diez de la cohabitación en las últimas décadas es pasmosa. Y las razones de este crecimiento son muchas: menos tabúes contra el sexo prematrimonial, madurez sexual más avanzada, casamientos más tardíos, ingresos adecuados para vivir aparte de sus familias.
Independientemente de las razones para la cohabitación, este estudio documenta los peligros. Las parejas que conviven tienen mayores probabilidades de divorciarse que las que no lo hacen. Son menos felices y tienen un menor puntaje en los índices de bienestar, incluyendo la satisfacción sexual. Y las parejas que cohabitan a menudo son más pobres que las parejas casadas.

Aunque millones de personas lo hagan, cohabitar es una mala idea. Como veremos más adelante, hay claras prohibiciones bíblicas en contra del sexo prematrimonial. Pero, aparte de estas declaraciones bíblicas, hay predicciones sociológicas ominosas de fracaso cuando una pareja piensa cohabitar en lugar de casarse. Las investigaciones más recientes apoyan lo que la Biblia ha dicho por milenios. Si usted quiere un buen matrimonio, no haga lo que dice la sociedad. Haga lo que la Biblia enseña que hagamos.

Las Consecuencias De La Cohabitación
Al contrario de la sabiduría convencional, la cohabitación puede resultar dañina para el matrimonio así como para las parejas y sus hijos. Un estudio basado en la Encuesta Nacional de Familias y Hogares halló que matrimonios que tuvieron una cohabitación previa tenían una probabilidad de hasta 46% mayor de divorciarse que los que no habían cohabitado. En base de esta encuesta y un estudio de estudios anteriores, los autores concluyeron que el riesgo de que se rompa el matrimonio luego de una cohabitación “está comenzando a asumir la condición de una generalización empírica”.

Algunos han intentado sostener que la correlación entre la cohabitación y el divorcio es artificial, porque las personas dispuestas a cohabitar son poco convencionales y están menos dedicadas al matrimonio. En otras palabras, la cohabitación no produce el divorcio sino que está asociada con él simplemente porque la misma clase de gente está involucrada en ambos fenómenos. Sin embargo, aun cuando se controla cuidadosamente en la estadística este “efecto de selección”, sigue habiendo un “efecto de cohabitación”.

Los matrimonios se mantienen unidos por un compromiso mutuo que no se encuentra en la mayoría (o en ninguna) de las relaciones de cohabitación. Los integrantes de las parejas que conviven valoran la autonomía por sobre el compromiso y tienden a estar menos comprometidas que las parejas casadas con la continuación de su relación.

Un estudio halló que “convivir con una pareja romántica antes de casarse está asociado con un apoyo y un comportamiento más negativos y menos positivos en la solución de problemas durante el matrimonio”. La razón es simple. Como hay menos seguridad de un compromiso de larga duración, “puede haber menos motivación para parejas que cohabitan para desarrollar sus habilidades para resolver conflictos y de apoyo”.

Las parejas que conviven, sin embargo, pierden más que sólo los beneficios del matrimonio. Las tasas anuales de depresión entre parejas que conviven son más de 3 veces las de las parejas casadas. Las personas que cohabitan tienen una mayor probabilidad de ser infelices en el matrimonio y una mucha mayor probabilidad de considerar el divorcio.

Las mujeres que están en relaciones de cohabitación tienen el doble de probabilidad de sufrir abuso físico o sexual que las mujeres casadas. Otro estudio encontró que las mujeres en relaciones de cohabitación tienen una probabilidad nueve veces mayor de ser muertas por su compañero que las mujeres de relaciones matrimoniales.

La cohabitación es especialmente dañina para los hijos. En primer lugar, algunos estudios han hallado que los niños que viven con una madre y su pareja no casada tienen significativamente más problemas de comportamiento y un desempeño académico menor que los niños de familias intactas. En segundo lugar, existe el riesgo de que la pareja se separe, creando todavía más dificultades sociales y personales. En tercer lugar, muchos de estos niños no nacieron de la relación actual, sino de una unión previa de uno de los adultos de la pareja, generalmente la madre. Vivir en una casa con una madre y un novio es una situación endeble, en el mejor de los casos. Las demandas legales de sostén para los hijos y otras fuentes de ingresos familiares están ausentes.

La Cohabitación Y La Biblia
Hasta ahora, hemos hablado de las consecuencias sociales y psicológicas de la cohabitación. Busquemos ahora una perspectiva bíblica.

La Biblia enseña que las relaciones sexuales pueden tener un efecto de vinculación muy fuerte en dos personas. Cuando ocurre dentro del matrimonio, el hombre y la mujer se convierten en una sola carne. Efesios 5:31. Pero las relaciones sexuales fuera del matrimonio también tienen consecuencias. Al escribir a la iglesia de Corinto, el apóstol Pablo dijo que el hombre que se une a una prostituta se hace un solo cuerpo con ella. 1ª Corintios 6:16.

El contexto de la discusión surgió de un problema dentro de la iglesia. Un hombre de la iglesia tenía relaciones sexuales con la esposa de su padre. 1ª Corintios 5:1-3. Pablo dice que esta relación es inmoral. Ante todo, era incestuosa, lo cual estaba condenado por el Antiguo Testamento. Levítico 18:8; Deuteronomio 22:30. En segundo lugar, no había ninguna unión matrimonial, sino un ejemplo de cohabitación. Pablo nos aconseja huir de la inmoralidad sexual. 1ª Corintios 6:18.

La inmoralidad sexual se condena en más de 25 versículos del Nuevo Testamento. El término en griego es porneia, una palabra que abarca todas las formas de relaciones sexuales ilícitas. Jesús enseñó que «de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona» Marcos 7:21-23.

Pablo dijo que “la voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios”. 1ª Tesalonicenses 4:3-5.

El matrimonio es el plan de Dios. Ofrece una compañía íntima de por vida. Génesis 2:18. Provee un contexto para la procreación y la crianza de los hijos. Efesios 6:1-2. Y por último, el matrimonio brinda una expresión dada por Dios del deseo sexual. 1ª Corintios 7:2.
En el Nuevo Testamento, se advierte a los creyentes contra el pecado habitual, que incluye el pecado sexual. 1ª Corintios 5:1-5. La iglesia tiene que hacer que los creyentes se hagan responsables de su conducta. Los creyentes deben juzgarse ellos mismos para no caer en las manos de Dios. 1ª Corintios 11:31-32. El pecado sexual no debería mencionarse siquiera entre creyentes. Efesios 5:3.

Convivir fuera del matrimonio no solamente viola preceptos bíblicos, sino que expone a la pareja y su futuro matrimonio al riesgo. En este artículo, he reunido varias estadísticas que hacen reflexionar acerca del impacto que puede tener la cohabitación en usted y en su relación. Si quiere tener un buen matrimonio, no haga lo que dice la sociedad; haga lo que nos enseña que hagamos la Biblia.

4 de junio de 2009


Vigilia Interdistrital Minora

El Ministerio de Oración y Ayuno, te invita a participar de la Vigilia Interdistrital Minora,
este viernes 05 de junio, a partir de las 23.00 hrs, en nuestro distrito.

Tendremos un tiempo de adoración y veremos un video muy interesante y motivacional.
Esperamos que todo el que tenga la inquietud de buscar al Señor en oración e intercesión nos acompañe ese día.

Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo. Marcos 13:33

Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad. Marcos 13:37


Dios les bendiga.

27 de mayo de 2009


Club 99 ¿lo conoces?

Érase una vez un rey, que a pesar de su lujoso estilo de vida, no era Feliz.

Un día, el Rey observó a un sirviente que cantaba alegremente mientras trabajaba. Esto fascinó al Rey, ¿por qué siendo él, el Supremo Soberano de la tierra, era tan desdichado y sombrío, mientras que en un humilde siervo había tanta alegría? El rey preguntó al sirviente: "¿Por qué estás tan contento?"

El hombre respondió:

"Su Majestad, yo soy nada más que un sirviente, pero mi familia y yo no necesitamos demasiado - sólo un techo sobre la cabeza y comida caliente para llenar nuestros estómagos".


El rey no quedó satisfecho con esta respuesta. Más tarde en el día, solicitó el asesoramiento de su consejero de más confianza. Después de escuchar al Rey hablar sobre sus quejas, pesares y la historia del siervo, el consejero dijo: "Su Majestad, creo que el sirviente nunca ha sido parte de El Club 99".

"¿El Club 99? ¿Y qué es exactamente eso?" – Preguntó el Rey.

El consejero respondió: "Su Majestad, para saber realmente lo que es el Club 99, usted debe colocar 99 monedas de oro en una bolsa y dejarla en la puerta de la casa del Sirviente".

A la mañana siguiente el sirviente vio la bolsa, la recogió y la llevó adentro de su casa. Cuando abrió la bolsa, dio un gran grito de alegría... ¡Cuantas monedas de oro! Comenzó a contarlas todas. Después de varios intentos, quedó convencido de que había 99 monedas. Se preguntaba, "¿Qué podría haber ocurrido con la última moneda de oro? ¡Seguramente, nadie dejaría 99 monedas!"

Buscó por todo lugar que pudo. Quizá se había extraviado, pero no la encontró. Finalmente, agotado, decidió que iba a tener que trabajar más que nunca para ganar la moneda de oro que le faltaba y completar las 100.

A partir de ese día, la vida de aquel siervo cambió. Trabajaba en exceso, se tornó en un horrible gruñón, castigaba a su familia por no ayudarlo a ganarse la moneda de oro y dejó de cantar mientras trabajaba.

Testigo de esta transformación drástica, el Rey se mostró perplejo. Cuando él buscó de nuevo a su asesor, el asesor dijo: "Su Majestad, el siervo ahora oficialmente se ha sumado al Club 99". Continuó diciendo: "se le llama El Club 99 a las personas que tienen lo suficiente para ser felices, pero nunca lo son, porque siempre están anhelando y luchando por esa extra y última ‘moneda’, repitiéndose a sí mismo: sólo tengo que obtener esa última cosa y entonces voy a ser feliz para toda la vida. Si yo tuviera... o fuera... entonces sería feliz para el resto de mi vida".

¡Podemos ser felices, incluso con muy poco en nuestras vidas, pero en el momento en que se nos da algo más grande y mejor, queremos más! Perdemos nuestro sueño, nuestra felicidad, herimos a la gente que nos rodea, y todo esto a un precio aun mayor.

De eso es de lo que se trata unirse al Club 99.

«El que es ambicioso provoca peleas, pero el que confía en el Señor prospera»
Proverbios 28:25. NVI

«Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón»
Salmo 37:4. NVI

«Éste es el día en que el Señor actuó; regocijémonos y alegrémonos en él»
Salmo 118:24. NVI

6 de mayo de 2009


Emociones, sentimientos...decisión.

Por Karla Valladares, PEC PROVIDENCIA

“Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” 2 Corintios 4:17


He estado meditando lo que Dios ha querido enseñar a mi vida en cada una de las dificultades que he pasado…me es difícil entenderlo.

Una de las debilidades con las cuales he luchado, es descubrir mi mundo interior, esto es:
• emociones
• esquemas mentales
• sentimientos

Cada vez que ocurre una tribulación, mi yo interno se pregunta: ¿Qué siento?...¿Cómo puedo distinguir si mi emoción esta bien canalizada?...mis esquemas mentales me dicen: no debes sentir…

Cuando me casé, recuerdo que el peso de decir "pasaré del estado de soltera a casada" lo sentí realmente 1 minuto antes de salir a encontrarme con mi amado, creo que sentí una emoción que la podría describir como NUNCA PENSÉ VIVIR LO QUE ESTOY VIVIENDO.
Y luego, comencé el camino de una vida nueva, así lo pensé.

Empecé a vivir la experiencia de recién casada con una hija, tratando (con la ayuda de Dios) ser la mujer que habla Proverbios.

“Mujer virtuosa ¿Quién la hallará?...
El corazón de su marido está en ella confiad…
Su lámpara no se apaga de noche…”
Proverbios 31:10


La pase muy bien, creo que me adecué y disfruté…

Cuando volvimos a la realidad de nuestras vidas, mi Yo interno se dio cuenta que no podía decidir Sola, que ahora no era una sino dos en uno, y empezaron a aflorar emociones, que creí haber superado, como el Egoísmo…y luego no alcancé a darme cuenta de más emociones hasta:

Cuando Armando (mi esposo) se enfermó, volví a tener el “control” de mis decisiones, que afectaba a la Familia que Dios me había regalado…y sin darme cuenta me tocó tomar decisiones día a día…y lo que sentía pasó a segundo plano.


Y es ahí donde me equivoco, y Dios me enfrenta a mi misma hasta que realmente me duela y necesite Su ayuda y la ayuda de los demás. Creo que pasé minutos que Sólo Dios puede comprender, vinieron a mi muchas preguntas y saber exactamente cual era el propósito de Dios en mi vida con esta situación.

No entendía, me sentía que Dios había dado y luego quitado…igual que una niña que se le promete y luego no se le cumple, me enojé con Dios. No sé si realmente le dije lo que sentía, no sé si en esos minutos en los cuales manejaba a la clínica sirvieron para desahogarme completamente, aún creo que me toca pedirle Perdón; por que hoy entiendo que lo que Dios ha querido hacer. Esto es enfrentarme a lo que realmente siento y decirle con todas las letras, tal cual lo hizo Asaf en Salmos 73:

“…Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón…
Cuando pensé para saber esto,
Fue duro trabajo para mi,
Hasta que entrando en el santuario de Dios comprendí...
Con todo, yo siempre estuve contigo;
Me tomaste de la mano derecha,
Me has guiado según tu consejo,
Y después me recibirás en gloria…”


Entendí que puedo llorar, que puedo decir: No puedo Dios Ayúdame, no puedo entender lo que estoy sintiendo…

Hoy, ha pasado casi tres meses de la operación de Armando, y creo que he aprendido que puedo sentir y que es legítimo, PERO, es a Dios en quien debo derramar mi corazón…

Es una decisión, tomarse de la mano derecha de Dios y avanzar…avanzar hacia la sanidad que Él me quiere entregar…día a día en Su Presencia para alcanzar lo que promete en 2 Corintios 4:17, alcanzar el excelente y eterno peso de gloria…

Dios gracias por que hasta aquí me has traído, cada etapa de mi vida has estado Tú, gracias por la hermosa familia que me has dado. Te pido tu ayuda para entender, manejar y canalizar mis sentimientos, que no sean ellos los que me manejen; Espíritu Santo eres mi Compañero para entenderme. Gracias Padre por que me has tomado de la mano derecha y no me soltarás.
En el Nombre de Jesús.
Amén.

28 de abril de 2009


Hace 4 años que empezó a llenarse mi corazón

Por Armando Cortés
PEC Providencia

Hace algo de 4 años que empezaron a llenarse paulatinamente varios espacios en mi corazón, o mejor dicho a cerrar y sanar capítulos que desconocía y que a medida que pasó el tiempo fui descubriendo que eran una gran carga para mí y una cadena pesada que arrastraba conmigo. Mi primer acercamiento con el Señor fue revelarme el dolor de no aceptar un tema que ha dado vuelta por mucho tiempo en mi cabeza como es la comunicación intrafamiliar, o simplemente traducido en esa recurrente pregunta de cantidad o calidad en la entrega de amor o afecto entre los integrantes de mi familia...a través de la palabras de la que hoy es mi mujer, a quien el Señor usó como intermediario, me mostró una “luz”: que debía incluir entre mis palabras el PERDÓN, como así también comprender que los hombres seguimos modelos de personas, ya sea por nuestra naturaleza o por ignorar el mejor modelo, como es la vida de Jesús….así entendí y entiendo que debemos perdonar a nuestros padres por ser como muchas veces no queremos que sean, como así también liberarnos de toda carga que se arrastra de generación en generación.

“Jehová es tardo para la ira y grande en misericordia, perdona la maldad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable, pues castiga el pecado de los padres sobre los hijos hasta la tercera y la cuarta generación”.

Números 14:18


A medida que ha pasado el tiempo he ido ganando terreno en vivir una vida más recta y limpiándola de malezas que proliferaban a mi alrededor, así también a enfrentar y combatir temores, lo cuales son esos gigantes o “Goliats” que cargamos. De forma tal que mi vida transcurra de manera más segura y alegre, creyendo firmemente ahora que hay un Dios real que me ama, que nos ama. Esta relación ha mejorado, dado lo mencionado en el párrafo anterior, al entender que mi Padre me ama, que la disciplina es parte del amor de Él hacia mí, que un “NO” también es para bien, que la vida es un proceso donde podemos tener resultados en el momento menos esperado. Ciertamente un día llegó un e-mail a mi casilla, al revisarlo, quien sea que lo haya escrito, tiene mucha razón en concluir que cada vez más necesitamos de Dios en nuestra vida, familia, en nuestro trabajos, en nuestra sociedad e instituciones, en lo medios de comunicación. Ello queda demostrado en la rebeldía y violencia de nuestra juventud e incluso niños.

Desde el inicio de este año, mi vida ha sido increíble para mi y mi familia…luego de un noviazgo de 6 años, contrajimos matrimonio con Karla, pensando que nuestras vidas cambiarían, Dios nos mostró que Él puede sorprendernos, impactarnos, cambiarnos la vida en 1 segundo…así luego de una luna de miel y vacaciones en familia, puedo confirmar que Dios es tremendamente FIEL y misericordioso. Mi testimonio es el siguiente:

"Al volver a nuestras actividades normales, sufrí un ataque de convulsiones que derivó en una operación de 6 hrs a mi cabeza, además de una serie de exámenes y 10 días en al UTI de la clínica, donde tuve que firmar papeles asumiendo la responsabilidad de mi eventual “muerte”, puse en práctica lo que he aprendido en esos años. ENTREGAR MI VIDA A DIOS, A SU VOLUNTAD…así que oré con mucha fe por mi vida y pedí buscando la tranquilidad y paz de mis seres queridos, y pasé todas las vallas como un atleta con el mejor entrenador que existe, porque mi padre me ama y yo le amo a él.

"Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá"
Mateo 7:7
Antes de operarme, me dijo:

Pero Jehová le dijo: La paz sea contigo. No tengas temor, no morirás.
Jueces 6:23
Una historia que impactó mi vida, cuantas veces necesitamos que alguien nos ayude o empuje a alcanzar nuestros sueños…

20 de abril de 2009


¿Vas a salir? ¿oraste?

Por Daniela Canto.
PEC Providencia.

Tras la separación de mis padres, he tratado de suplir las faltantes de amor y cariño que solo una madre saber dar.

Al saber que mi mama se iba de la casa, fue experimentar, en carne propia, como se destruía mi familia

El 25 de diciembre del 2007, sentí que me iba a morir de la pena.

NO ENTENDIA NADA, pero ahí estaba el Señor JESÚS, al lado mío me abrazó y me dijo:

Yo he pasado lo mismo que tú, quizás en otras circunstancias, pero también he experimentado; la soledad, el abandono y el menosprecio.

Pero yo arranco de ti toda angustia, pena, dolor y nunca más vas a tener tanto dolor, porque yo ya pagué el precio.

¿Sabes qué?, si bien he llorado muchas veces y he pasado conflictos que atribulan mi vida, NUNCA he vuelto a experimentar esa pena y dolor de ese día.

"Oh Jehová, fortaleza mía y fuerza mía
y refugio mío en el tiempo de la
aflicción"

Jeremías 16:19


"Tu guardarás en completa paz a aquel
cuyo pensamiento en Ti persevera;
Porque en Ti ha confiado"

Isaías 26:3

Después de la llegada del Congreso Distrital 2009 “Terapia del Espíritu II”, me encontré con un gran problema afuera de mi casa, mi desconsuelo fue grande, si bien no experimenté la pena de antes. Me sentí muy avergonzada y desconsolada, y lo único que le decía:

¿Señor por qué tengo que pasar por esto? después de un congreso ¿Cómo voy a compartir con estos "show" que dejan personas ajenas a mi?

Nuevamente, no entendía nada. Si bien le entregue mis cargas al Señor. Al otro día más tranquila, orándole hablaba con Él y le dije:

Parece que perdí todo lo que tú me diste en el congreso. La respuesta de Dios fue inmediata.

¿Saben que me dijo Dios?:

Nos has perdido nada, tú me perteneces, eres mía.

Ese sentido de pertenecía fue tan claro y tangible, que hoy te puedo decir que, el mejor lugar si estás afligido es su presencia, es el único lugar donde encuentras paz y respuestas.

Es por esto… que si estás en casa, trabajando o simplemente saliste ¿Oraste? ¿Buscaste de su presencia?

"Echando toda ansiedad sobre él, porque él tiene el cuidado de vosotros. Sed sobrios y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe. Sabiendo que los mismos padecimientos se van se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo. Después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca".

1 Pedro 5:7 -10

13 de abril de 2009


Dios es fiel

Por María Llancao. PEC Providencia

En mi infancia hubo muchas faltantes emocionales, materiales y familiares que me llevaron a generar vacíos que fueron generando miedo, inseguridad, y falta de aceptación hacia mi persona.

Esto hizo que pese a mis años de vida cristiana, en muchas oportunidades, no pudiera ver la mano de Dios en mi vida, estaba sumida en mis conflictos, no podía ver como Él estaba actuando en mi vida, no era capaz de enfrentarlo por miedo y por lo engañada que estaba. Me costaba trabajo reconocer que realmente si no le entregaba todo a Dios y le daba permiso para que él obrara con libertad en mi vida, Él no haría nada. Dios no actúa en donde no tiene permiso, es muy respetuoso.

Esto generó un constante reclamo a Dios, le decía que para mí era todo más difícil, por lo que me tocó vivir en mi infancia, estaba sumergida en mi autoconmiseración, en eso perdí mucho tiempo, porque no le daba el permiso al Señor para actuar en mi vida.

Mi vida no tenía sentido, antes de conocerle, no me gustaba la persona que era, lo único que ansiaba era un cambio, un milagro y sucedió. Dios preparó todo para conocerle, me trajo a Santiago con el único fin de conocerle a él y para desarrollar en mi la persona que él quiere sea.

Cuando Dios me daba la oportunidad de seguir adelante, me hablaba en Su Palabra, me daba promesas de aliento. Una de ella, tocó mi vida:

"Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos; y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre" Isaías 45:2-3.


Eso no lo entendía, porque muchas veces quería hacer las cosas a mi manera y esa era la forma que tenía y lo que había aprendido, yo tomaba las decisiones, pero a Él esto no le agrada, hasta que un día orando por un cambio... Él me respondió. Me dijo que era a Su forma y no la mía, eso fue tan claro que marcó mi corazón. Desde ese momento mi vida dió un giro en la forma de ver a Dios por que muchas veces pensé que para él era indiferente pero no es así.

En este tiempo he descubierto que Dios es fiel. Me costó mucho darme cuenta de Su infinita fidelidad. Al meditar en todo esto, me doy cuenta que realmente Dios me ama y me escogió, me puso nombre, me dio identidad.

Él dice que somos de gran estima para él.

"Porque para mis ojos eres de gran estima, eres honorable y yo te he amado; daré, pues, hombres a cambio de ti y naciones a cambio de tu vida" Isaías 43:4

El conocer a Dios es la mejor opción que uno puede tomar.

"Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones;" Deuteronomio 7:9.

Conocer a Dios, es un gran privilegio, el ver Su grandeza, amor, cuidado, protección y Su corrección. Esto no quiere decir que no existirán dificultades, pero él estará siempre con nosotros.

Hoy les puedo decir que debo estar más cerca de Dios y que le necesito. Porque necesito su dirección, si no le entrego todo a Él, no pido su protección y que guarde mi corazón, sola no puedo.

Reconozco que Dios ha estado en cada paso que he dado, y en los momento más difíciles, en donde no he tomado muy buenas decisiones, aún en eso momentos él ha sido fiel y tiene cuidado de uno.


"El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende. Gustad y ved que bueno es Jehová. ¡Bienaventurado el hombre que confía en él". Salmos 34:7-8

Como no reconocer y agradecer lo fiel que él es y por la oportunidad de testificar Su fidelidad.

Design by Dzelque Blogger Templates 2008

CENLIMI Providencia - escríbenos: cenlimiprovidencia@gmail.com